Llámenos: +34 913 648 306

Cancer de mama

El 19 de octubre fue el Día Contra el Cáncer de Mama, día que queremos recordar para poner de relevancia nuevamente la importancia que tiene el detectarlo precozmente. En España 22.000 personas son diagnosticadas anualmente de este cáncer tumoral, de las cuales una gran mayoría son mujeres, siendo el más frecuente en ellas. Esto es una de las primeras cosas que hay que destacar, no es exclusivo del género femenino, pues aunque sea en un porcentaje muy pequeño comparativamente, también se puede dar en la población masculina.

El mayor problema es la falta de información sobre la misma, algo esencial pues puede concienciar a la población sobre los síntomas de esta enfermedad grave, y a su vez cómo detectarlo a tiempo. Este cáncer se produce cuando se altera el correcto funcionamiento que rige a la célula, es decir, cuando se tiene que dividir para poder reemplazar a las células envejecidas o muertas. Esta alteración provoca que se divida incontroladamente y con ello aparezca el tumor, invadiendo tejidos y órganos de alrededor, así como trasladarse a otras partes del organismo. Esto último es metástasis, es decir, cáncer, y en concreto el de mama se produce en el tejido de la glándula mamaria.

Aunque España es uno de los países donde se registra una incidencia más baja de este tipo de cáncer, desde hace varias décadas se está incrementando notablemente en general en todo el mundo, de tal forma que ya hoy es la principal causa de muerte de cáncer de Europa. Ante todo ello se han mejorado los instrumentos de diagnostico, así como se ha llegado a conocer mejor este tumor y se han desarrollado tratamientos más eficaces, pero también, y de forma muy especial, se ha fomentado campañas y programas de detección temprana.

Las diferentes investigaciones que se han hecho al respecto han encontrado un grupo de factores de riesgo que hacen a un determinado perfil más proclive a padecerlo. En primer lugar la edad, pues cuanto mayor se es más posibilidades hay, principalmente alrededor de los 50 años, y poco probable en menos de 35, aunque si se da por debajo de esta edad es más agresivo. También hay que tener en cuenta los antecedentes familiares al existir una predisposición hereditaria a sufrirlo, así como un desajuste hormonal con una menopausia tardía (superando los 55 años), y por supuesto factores medioambientales, como estar expuesto a una influencia constante de pesticidas o campos electromagnéticos. Una forma de vida poco saludable, es decir, poco ejercicio, consumo de alcohol y estrés, puede ser una combinación también peligrosa.

Toda esta información es importante por la siguiente razón, el cáncer de mama en sus términos iniciales no tiene síntomas, excepto cuando ya se ha desarrollado, por tanto debemos ser nosotros/as los que nos preocupemos de hacernos las pruebas convenientemente, más aún si nos encuadramos en alguna de las características antes expuestas. La mamografía es lo más eficaz, pues detecta tumores muy pequeños y no deja secuelas de ningún tipo. Por otro lado la autoexploración puede complementar aquello (atención, no sustituirlo), ya que puede encontrarse algunos pequeños bultos, enrojecimiento o sarpullido que puede poner en alerta un caso inicial.

En definitiva, un precoz cáncer de mama no desarrolla paralelamente síntomas que nos adviertan del mismo, y sin embargo su detección precoz aumenta las posibilidades de curación al casi 100%, lo que nos lleva a tener que ser constantes con las pruebas de diagnóstico, siendo optimo una mamografía cada 1-2 años a partir de los 50, además de autoexplorarse frecuentemente.

;

1 comentario
  1. Vielen Dank für die gemeinsame Nutzung.nn1

     
Responder